Últimas noticias

Suscribirse




La enseñanza de segundas lenguas a inmigrantes

Autora: Miriam Sivianes

La enseñanza de segundas lenguas a inmigrantes. Didáctica del español como segunda lengua para inmigrantes. Edición de Aurelio Rojas y de Guadalupe Ruíz Fajardo 

Imagen procedente de: http://www.integralocal.es/index.php?accion=detalleGeneral&seccion=25&tipo=2&id=5218 Esta publicación aborda desde distintas perspectivas como debería ser esta enseñanza al colectivo inmigrante, no centrándonos en una didáctica exclusiva de la enseñanza de lenguas, sino en una didáctica aplicada que concierna a lo social, a lo cultural y al conocimiento de la lengua en sí, entre otros aspectos.

 El estudio parte de una aproximación a la visión que se tiene del “otro” un viaje a través de la historia y de la literatura, que analiza las percepciones que a lo largo de los siglos se han tenido del extranjero: salvaje, bárbaro, primitivo, subdesarrollados (con la bienintencionada y actual expresión “en vías de desarrollo”; sin olvidar las extendida división de razas de las últimas centurias. La publicación dibuja en líneas generales todo un debate filosófico-sociológico que no debe ser ignorado para el docente de L2 para inmigrantes. Todo aquel que manifieste un profundo interés por este fenómeno puede ahondar en las tesis de Estrada Díaz y Teasley.

 

 Posteriormente, la publicación se centra en el ámbito cultural, y la importancia de este aspecto en el aprendizaje del español como segunda lengua. Plantea la ligera diferencia entre interculturalidad (vía de comunicación entre dos o más culturas) y multiculturalidad (convivencia de dos o más culturas sin una retroalimentación obligatoria). Aquí cabría plantearse el eterno debate sobre qué es cultura, ya que la respuesta varía según la perspectiva, y lo más acertado es construir un prisma plural según las distintas visiones.  Lo importante es tener presente que en el aprendizaje de lenguas, la óptica que prima en la visión antropológica de la cultura, nos interesa que el individuo entre a formar parte de una comunidad no únicamente a través de una L2 sino también de una C2 (cultura segunda).

 El alumno en estos casos no se inscribe únicamente en un proceso de aprendizaje de lenguas, también lo hace en un proceso de socialización, por ejemplo, puede pasar de una sociedad colectivista-comunitaria a una sociedad individualista, y hay que preparar al aprendiente para ese choque cultural y lingüístico; el profesor tiene que mediar entre culturas desde una conciencia cultural discursiva y otra lingüística. Ejemplifiquemos con el caso africano, en el que el individuo pierde fuerza frente a la colectividad y por ello a veces le es imposible expresar su opinión en el curso de las clases. De igual manera, el profesor ha de controlar  su lenguaje verbal y no verbal, sobre todo ante un contexto multicultural de las clases.

 El docente se enfrenta también a un posible caso de desarraigo, cuando el aprendiente se siente fuera de contexto en todos los sentidos, lo que originaría un estrés cultural que lastraría su avance en el aprendizaje.  Analizando todos estos factores vemos lo complejo del verdadero proceso de aculturación que incumbe a la L2 y a la C2: saber qué decir y cómo actuar. Siguiendo las pautas de Grigsby Vergara se ha de partido de una interacción oral para una correcta asimilación de la C2.

 En líneas generales, para una correcta puesta en práctica de la didáctica de L2 para inmigrantes se han de tener en cuenta las pautas genéricas de la enseñanza de ELE, pero sin olvidar que este es un contexto muy específico y que requiere unas estrategias concretas más complejas que ayuden al inmigrante a programarse para la nueva sociedad en la que vive.





Top of Page