Últimas noticias

Suscribirse




Migrer d'une langue à l' autre?

Autor: Miriam Sivianes

“Les langues ne sont en effet pas de simples listes de mots : elles traduisent des cultures qui se rencontrent, se heurtent ou au contraire se fécondent mutuellement”- Abraham Bengio.

 

En el presente artículo vamos a realizar una reseña de las conferencias celebradas en la Cité national de l'histoire de l'inmigration llevada a cabo por una serie de especialistas en áreas lingüísticas y sociológicas, acerca del proceso de adquisición de una segunda lengua en convivencia con nuestra primera lengua. Nos centraremos específicamente en el contexto francófono-africano. Aunque se citarán otras experiencias con otras comunidades, nos centraremos también en el lugar que estas lenguas de inmigración y sus culturas ocupan hoy día en la sociedad francesa. ¿Cómo conviven?

 La realidad lingüística de Francia es plural y díficil de aparcelar, como bien se expuso en el curso de estas conferencias. Puede que las lenguas más habladas tras el francés sean múltiples y díficiles de contabilizar, y por lo tanto de establecer un orden exacto, podríamos decir que es el árabe, o el bereber más específicamente, pero podríamos estar equivocándonos afirmando esto, ya que determinadas minorías sólo emplearían  su L1 en contextos familiares díficiles de contabilizar. Nos vemos, por lo tanto, en un medio plurilingue que se identifica con su lengua materna y familiar sin discriminación de una u otra, cuya “segunda” lengua es el francés (en muchos casos se vivirán verdaderas situaciones de bilingüismo o de plurilingüismo en potencia). También cabe plantearse en este punto qué es una lengua materna, lo que los conferenciantes resolvieron con el término patria, sería el idioma que sentimos como sermo patrius. Siguiendo la línea del árabe, se plantea como una de las lenguas con más presencia en el sistema educativo de nuestro país vecino, pero sin embargo con una presencia muy débil respecto al número de interlocutores que se calculan la hablan en su día a día.

 Es muy interesante la tesis que surge a lo largo de estas conferencias afirmando que el contacto permanente con la lengua de origen o la lengua “familiar” mantiene vinculado a los individuos en una comunidad “sin territorio” y al mismo tiempo, los mantiene conectados con ese territorio que dejaron atrás.

 Retomando la línea del caso africano, esta vez vamos del Mahgreb al África Negra, dónde en nuchos casos el francés es lengua oficial o cooficial, y multiples dialectos se ven amenazados y despreciados en este contexto político-lingüístico, lo que puede desembocar tras la migración la pérdida de la práctica de la lengua materna o de la L1, debido al contexto desfavorable que ya se vivía en el país de origen. Igualmente, si el árabe tiene una fuerte presencia en las instituciones educativas, no es el caso de las diferentes lenguas africanas, lo que dificultaría que las segundas generaciones se mantuvieran en contacto con esas lenguas.

 Descubrimos que en Francia existe la práctica de incentivar la presencia de otras lenguas aparte del francés, en el contexto educativo desde la escuela primaria y preescolar, a través de talleres de cuentacuentos, teatros etc. La convivencia entre la L1 y la L2 es posible gracias a la visualización, la escucha y la práctica escrita u oral en esas dos lenguas (no tiene por qué trabajarse al mismo nivel necesariamente, pero estas pautas ayudan al equilibrio entre la una y la otra). Se habló también de la integración de la comunidad de la India, para la que existen talleres donde se pone en valor sus costumbres: danzas, música etc. Muy interesante fue el proyecto de “conte-moi” que se encarga,  bajo la supervisión de especialistas, de grabar leyendas, cuentos y costumbres de comunidades francófonas en francés, acercando la diversidad a las aulas.

 También se revisaron, en el transcurso de estas conferencias, concepciones como las que afirman que ninguna lengua es más rica o más importante que otra, tesis expuesta igualmente por Tusón en los Prejuicios lingüísticos, con la consiguiente importancia  que se ha de dar a la coexistencia y preservación de las distintas lenguas.  Interesante es el punto en el que se analiza desde la filosofía de Lacan, las palabras intraducibles, que no son sino diferencias entre lenguas para definir y apelar a una realidad.

 En resumen, este encuentro puso de relieve la importancia hoy día de la convivencia entre lenguas, aún más cuando se trata de un contexto plurilingüe en potencia y multicultural, como es el caso de la sociedad francesa actual. Los dinstintos conferenciantes plantearon en todo momento líneas de interculturalidad que planificaran la comunicación y la retroalimentación de una cultura y de una lengua a la otra, tratando de establecer un equilibro, y promoviendo una convivencia constructiva. Parte de lo expuesto aquí debería ser tenido en cuenta por todo lingüista, sociólogo o docente de lengua extranjera que se precie, como punto de partida a una reflexión para su práctica profesional.





Top of Page